Archive for octubre, 2008

Pensamientos nocturnos

Martes, octubre 14th, 2008

Tengo que pedir a los suscriptores de este Foro de la Ruina una pequeña ayuda. Resulta que estamos empezando a dejar todas las noches encima de la cama del hotel una tarjeta con un “pensamiento” junto con otro pequeño detalle que tendréis que descubrir por vosotros mismos. Lo que solicito es eso…, un pensamiento que tenga que ver con el mundo de lo onírico, de los sueños, como creo que sugiere mi hotel. Os agradecería a todos vuestra colaboración.

Sirva éste de ejemplo:

“De día, todo el mundo vive en un mismo mundo; pero de noche, en sus sueños, cada uno entra en su propio mundo”

Muchas gracias por vuestra ayuda.

Carmen Sastre Ortega, hotel Holos (Sevilla)

Todo está bañado en Marketing

Domingo, octubre 12th, 2008

Asistí ya antes del verano a una Jornada Hotelera en la Ruina y repito el próximo día 20 de Octubre. Confieso que es un placer estar en un mundo y en unas circustancias reservadas a muy pocos en este planeta y además en un trozo de territorio español.

Las piedras, los ladrillos, el campo, el aire, las personas, el ambiente, el aire…, todo se mezcla y convive en un remanso de paz que muchos maestros yogis quisieran para sus clases occidentales de yoga en el mundo civilizado. Pero los proyectos, las ideas, las realizaciones, al final existen y se exponen, se hacen públicas, se ofrecen, se venden, se pueden comprar… se mercadean…

Todo en nuestra sociedad, esta bañado en el Marketing (“mercadeando”), esa capa de lluvia fina que como un sirimiri no para de caer y moja y empapa absolutamente todo en nuestro mundo.  ¿Cómo llegar a todos a través de cualquier medio? ¿Cómo poner del modo más eficaz y eficiente cualquier producto o servicio consumible al alcance de cualquier cliente?

Todo, pues, es un gran mercado, un gigantesco zoco donde unos venden y otros compran, donde todo está revuelto y ordenado a la vez, donde todo se hace viejo y se renueva, donde se almacena y se vacía, donde se va y se viene, donde se vive y se convive, donde se sobrevive y donde también se vive bien…Pero todos sabemos que en los mercados, siempre hay quien tiene el producto raro, la joya de la familia, la antiguedad, la obra única, la perla, la y lo difícil de encontrar… 

Creo firmemente que en este foro y en este núcleo se van a forjar las perlas raras del futuro en cuanto a la evolución de la arquitectura aplicada a los hoteles o alojamientos, en cuanto a los servicios que aun no existen y que van a nacer, en cuanto a la manera y el modo de acercarse a ellos y vivirlos.

Desde mi casa, mi cerebro, quiero contribuir especialmente a dar ideas de Marketing para todo lo que vayamos construyendo, sabiendo además que el camino será difícil, pues aunque las perlas raras o lo exquisito necesitan menos marketing, no por ello no serán objeto del mismo. Tendrá que ser un Marketing espectacular e innovador donde sus clásicas 4 “P” (precio, producto o servicio, posicionamiento, publicidad y comunicación) serán tratadas de un modo especial y/o sustituidas por nuevas “P”: la p de pureza; la p primordial; la p de palaciego, de panorama, de pieza musical…; la p de pincocho, de panda, de plasma, de palma; la p de paz, de pez, de paloma; la p de palabras y de paladar…

Habrá, tendremos que, tendré que inventar un Marketing diferente o un no-Marketing, tal y como lo entendemos hasta ahora.

Contad conmigo.

Rafael Moreno, director comercial de Bancotel

Se reúne el colectivo de Valparaíso

Viernes, octubre 10th, 2008

Anoche me reuní en el restaurante Jofré, de Santiago, con los partícipes del Taller de los Sentidos que se creó en agosto pasado en Valparaíso. Hubo buen ambiente y ganas entre los que asistieron de continuar con las reuniones periódicas, quizá por la confianza que otorga el perseguir un proyecto y entretenerse con el desarrollo de una idea. Patricia Ojeda hizo una reflexión sobre el ensimismamiento que provoca explorar los sentidos e inyectarlos en la mente hasta que ésta desaparezca, o tener la percepción de que ésta se diluye en el espacio. En ese instante, a través de los sentidos, uno mismo se adentra misteriosamente en la profundidad del ser. Todo lo que existe es en uno, y nada en el exterior lo altera. En el despojo de lo circunstancial sobrevive, triunfante, lo esencial.

Otra aportación interesante fue la que hizo Rodrigo Asencio, que ha prometido volcar en el Foro los datos que posee sobre la situación inmobiliaria y hotelera en Valparaíso. En esencia, que apenas se contabilizan 500 camas en toda la ciudad y que a veces coinciden en el mismo día unos 7.000 congresistas. El puerto atrae por ser base de cruceros turísticos por todo el litoral Pacífico y la ciudad por su marcado carácter patrimonial. Por supuesto, además de la falta de camas existe una notoria carencia de servicios que, en el sector hotelero, afecta desde la restauración hasta el lavado y planchado de la lencería.

Mireya Danilo e Isabel Soto han entrado ya en contacto con arquitectos de Buenos Aires a fin de programar para el año que viene un nuevo encuentro internacional sobre la Arquitectura de los Sentidos. Hemos de dar aún mucho juego en toda América Latina. El idioma común facilita las cosas, pero no sólo es eso. El subcontinente americano está saliendo bastante indemne de esta crisis financiera mundial. Evidentemente, el fuerte de estos países no son los capitales, sino los bienes tangibles. Y quiero recordar que el panorama actual es crítico con el capital financiero, no con el productivo… por ahora. Lidiamos hoy ante un problema de nuevo cuño: la crisis de los ricos. La crisis de los que tienen hipotecado su patrimonio. Por eso confiamos todos en el Cono Sur (habrá que santiguarse…).

Volviendo al tema de la reunión, y enlazando con los objetivos perfilados en la cita anterior, se acordó por parte de los asistentes actuar con los tiempos posibles del colectivo para construir un camino más seguro y real y generar grupos de intereses que vayan develando y decantando los espacios de participación y desarrollo posibles. Por ahora, en lo conceptual-teórico, en lo vivencial-experiencial y en otras posibles vías.

Respecto a lo primero, se trata de profundizar en aproximaciones teóricas y conceptuales relativas a la Arquitectura de los Sentidos. Romina Rojo aportó en la reunión de septiembre los contenidos en power point de un arquitecto colombiano que ha desarrollado el tema de los sentidos. En este contexto se intentará trabajar por ahora con el grupo reducido actual, aunque estén previstos en el futuro el montaje de algunos grupos de discusión con apertura a otras disciplinas y quehaceres ligados que estén en búsquedas similares, ampliando y enriqueciendo el espectro.

Respecto a lo segundo, lo vivencial-experiencial, se planteó la posibilidad de un camino vivencial de generación de experiencias, poniéndose como ejemplo por parte de Felipe Salgado una actividad con tinas calientes (bañeras, onsen…) en la nieve.

Las reuniones de este colectivo han sido programadas a partir de ahora para que se celebren todos los segundos miércoles de cada mes. Seguiremos la evolución de los debates y trabajos desde el lugar en que nos encontremos en cada momento.

Fernando Gallardo

Arquitectura contra esnobismo

Jueves, octubre 9th, 2008

Hotel Room Mate Óscar, Madrid

Asistí estos días pasados a una mesa redonda convocada con motivo de la Semana de la Arquitectura de Madrid. Por la mañana se había organizado una ruta enmarcada entre las actividades de la Semana de la Arquitectura que organiza la Fundación Arquitectura COAM y dirige el Centro Español de Nuevas Profesiones (CENP). El paseo consistió en descubrir los trucos y secretos de los expertos que han convertido algunos hoteles como el Puerta de América, el Óscar, el Quo Godoy, el Alcalá Torre y el Capitol en algo más que simples edificios. Aun a costa de colocar una piscina imposible en una azotea, por ejemplo.

Fue el caso del hotel Room Mate Óscar, en la plaza de Vázquez de Mella. Al propietario, Quique Sarasola, se le antojó una terraza y piscina con vistas a los tejados de Madrid. Pero el inmueble, con su estructura de hace 40 años para albergar las oficinas de un banco, tenía sus límites. El arquitecto Guillermo García Hoz fue el encargado de convertir aquel sueño en realidad. “Inicialmente mi propuesta fue poner aquí un jacuzzi, pero el Room Mate tenía claro que prefería una piscina y le daba igual lo que fuera necesario para conseguirlo. Era un riesgo, porque cada metro cúbico de agua pesa una tonelada sobre una estructura de muchos años. Así que tuvimos que reforzar todo, las nueve plantas que hay por debajo, y buscar una piscina lo suficientemente pequeña. No creo que nadie venga aquí a nadar, pero sí da cierto juego”, describe el arquitecto al pie del agua cristalina.

El coloquio, bajo el nombre Diálogos contemporáneos, giró en torno a la arquitectura y diseño en los hoteles. A él asistieron: Antonio Frutos, director de obras e inmuebles de High Tech; Virginia Campos y Pilar Morejón, del estudio QBO y relacionadas con los hoteles Quo; el director de comunicación de Room Mate; y Guillermo García Hoz, arquitecto del Room Mate Óscar.

La verdad es que la charla fue bastante superficial y centrada demasiado en clichés, pero algo de enjundia aportó el arquitecto García Hoz. Mientras el director de comunicación de Room Mate se afanaba en publicitar que “cada hotel es como el amigo que todos tenemos, que vive en el centro, y como a nuestros amigos le gusta el diseño y le gusta vivir cerca de las coctelerías, pues eso…” , García Hoz deslizaba la queja del papel subsidiario del arquitecto frente al concepto y la fantasía del decorador (en su caso, las tensiones con Tomás Alía quedaron de manifiesto). Ante una audiencia llena de estudiantes de diseño, señaló los peligros del exceso de diseño, de esa tendencia a rellenar todo hotel boutique con marcas reconocibles, el peligro del exceso de información. Comentó que hemos consentido una especie de monstruosa descendencia de los hoteles de Schrager+Starck, a veces hoteles un tanto cursis y propagadores de la modernidad. Estaba claro que, aunque le gustan, a García Hoz le cansa su esnobismo.

Debido también al carácter perecedero del diseño y la necesidad de reciclarlo, se establece una carrera frenética por ser el más moderno. ¿Qué es ser moderno? El arquitecto copropietario de la cadena High Tech, Antonio Frutos, prefería ser actual a moderno. La noche de hotel se incorpora al viaje como una experiencia cultural más y esas expectativas generadas provocan deslizarse hacia la banalización.

Porque no todo el mundo está satisfecho con las vanguardias. Un grupo de estudiantes de diseño de interiores se atreve incluso a matizar el trabajo del maestro Alía. “¡A quién se le ocurre poner un lavabo de cuero! Quedará muy bonito, pero poco práctico. ¡En una habitación hemos visto manchas de maquillaje y de quemaduras de cigarrillo!”, exclaman.

Todos coincidieron en la necesidad de mejorar la comunicación entre arquitectos e interioristas, pero García Hoz fue más allá al denunciar que el arquitecto es una figura que se limita a acondicionar los contenedores, a suministrarles electricidad, a conseguir que todo funcione. Su discurso iba encaminado a demostrar que el hotel puede tener la responsabilidad de revitalizar el entorno urbano y que, muchas veces, no hay que quedarse en la mera rehabilitación, sino avanzar hacia la recreación. En definitiva, se trata de la responsabilidad de hacer una ciudad mejor.

En realidad esto fue lo más interesante. También se habló sobre la oportunidad que ofrecen las rehabilitaciones frente a las obras de nueva planta, porque la capacidad de sorpresa de los hoteles –por encima de la de otros edificios- a veces está directamente relacionada con la adaptación al nuevo uso, ya que se fundamenta en situaciones que escapan a lo rutinario. Aquí intervino la cuestión de si cualquier edificio permite integrar un hotel.

Por último, Antonio Frutos apuntó la dificultad que aporta Madrid a la hora de desarrollar la hotelería boutique. Las autoridades tienen menos cintura y menos predisposición (tienen pánico a las terrazas) y la sociedad vive a un ritmo que tampoco facilita el uso público y compartido de sus espacios.

Miguel Ángel Palomo, redactor Notodohoteles.com

Dos toallas en la ducha

Martes, octubre 7th, 2008

Una para la fast shower. Otra para la ducha parsimoniosa, abstraída, sensual. Quién no se ha dado alguna vez una ducha de éstas. El agua resbala por tu espalda y traza un cosquilleo a lo largo de la columna vertebral.

Yo, en mi pizarra negra, obtengo el efecto de esas piedras negras que hoy encandilan en los spas de corte oriental. El suelo no resbala. Está caliente. 

¿Cuándo gozaremos de dos toallas distintas, una por cada episodio de ducha, en nuestra habitación de hotel? 

Fernando Gallardo

Las casitas del barrio alto

Viernes, octubre 3rd, 2008

Valparaíso es una ciudad extensa. He vuelto de allí abrumado por la tarea. Hay tantas cosas que hacer allí que uno no sabe por dónde empezar. Veamos.

Con buen criterio, los urbanistas y ediles municipales están empeñados en que la hotelería de Valpo cobre vigor en el segmento aquí denominado “hoteles boutique”, que es lo que nosotros conocemos, modestia aparte, como “hoteles con encanto”. He recibido unas elucubraciones de Bernat Jofre, muy interesado en invertir en Chile, que apuntan a un hotel de 200 habitaciones. Dice nuestro forista:

“Después de pensar un poco, aquí van mis propuestas para una habitación no ya de los sentidos, sino de hotel. Sencillamente eso, de hotel. 25m2, diáfana, sin columnas, gran cama y sillón, zona de aseos sin separación. Es el concepto del todo en uno, de MCitizen, si se quiere. Me disgustan, y mucho, las separaciones en las habitaciones, en los baños, las camas estrechas y, sobre todo, esas puertas donde uno no cabe con la maleta. He aquí un hotel que me gustaría hacer: de planta cuadrada o redonda, con el leit motiv de ninguna habitación interior. Todas exteriores. Si estamos en una bella ciudad, disfrutémosla. Pienso en una planta tipo de 30×30 metros, ya que si pensamos 25×25 o 20×20 realmente las habitaciones serían pequeñas y, si se quieren ofrecer unas 200 habitaciones, el edificio debería crecer mucho. Con una planta de 30×30 la altura no debería superar los 13 pisos de habitaciones, más la planta baja, el párking subterráneo y -se supone- los dos pisos superiores donde estarían ubicados el restaurante, la cafetería y el spa con piscina panorámica. Según los parámetros barajados y los costes en Chile, si compramos un solar de 50×50 (2.500m2) en el sitio más cotizado de Valparaíso (Cerro Alegre), el presupuesto se nos va a 2.250.000 euros. Si el coste de construcción se acerca a los 1.300 €/m2, el de llave en mano alcanzaría aproximadamente los 22.140.000 euros.”

Nuestro forista y amigo hace los cálculos correctos, a tenor por lo analizado estos días en Chile. En este punto debería intervenir un experto en la materia que pueda enfocar un plan de viabilidad según los costos vigentes en el país andino, así como la tramitación necesaria para ponerse manos a la obra. Antes, no obstante, conviene dar otros pasos. Como el primordial de la definición del proyecto.

Desde luego, el Hotel de los Sentidos en el que muchos pensamos dista mucho de ofrecer 200 habitaciones. Es más, la municipalidad jamás consentiría un hotel de esta envergadura en ninguno de sus 42 cerros. Habría que irse a Viña del Mar o al extrarradio montuoso de Valpo, y ni por esas.

Seamos realistas, pues. Bernat Jofre me remite a continuación un correo particular en el que avanza sobre la cuestión.

“Estoy un poco confundido con los precios de Valparaíso. Por un lado hago una sencilla multiplicación y me sale un resultado… sensorial, por decirlo de alguna manera. Por otro visito webs chilenas de “desarrollo inmobiliario” -me gustan estos chilenos, vaya nombres…- y por casas enteras, grandes, donde poder ubicar un hotel boutique de pongamos 25-30 habitaciones. Y, entonces sí, sensorial…. me salen los números. En Cerro Concepción o en Cerro Alegre. Casas de unos 900-1000 metros cuadrados, antiguas, enclavadas en los cerros y con un potencial importante. Se pueden unir un par de casas en los cerros porteños y hacer un hotel sensorial como el EME Fusión, de Sevilla. Nada de levantar 15 pisos, como un Hilton. Aprovechar lo existente. Entonces sí, salen los números. Si estos precios son reales… pues hay para pensárselo. Y mucho.”

Claro que es para pensárselo. El tipo de casas a las que se refiere Bernat es el que se ve en la foto que ilustra este comentario. Ésta, concretamente, se encuentra en el sector Maipo, en la calle Gran Bretaña. Su coste es de 172 millones de pesos chilenos (unos 225.000 euros). Son 450 metros de suelo y 402 metros construidos. Evidentemente, es una casita para ser usada como vivienda particular. Por otros 100.000 euros de rehabilitación se consigue un palacete de gran lujo.

No hay que esforzarse mucho para extrapolar los términos y lograr una ruina en buenas condiciones de 600 metros cuadrados sobre la que edificar un hotel de unos 1.200 metros construidos. Al coste referido, la inversión total rondaría el millón de euros en la mejor zona de Valparaíso. Prefiero no deslizar más datos sobre las unidades habitacionales porque sugiero para el debate el concepto de la habitación elástica. Pero pongamos que el número máximo de plazas estaría alrededor de las 30. El precio medio de los hoteles con encanto en la ciudad es de 80 euros por cama. La inversión requerida por cama sería de 30.000 euros.

Que alguien me corrija si me equivoco en los datos. No he profundizado más porque estoy a la espera de que algunos expertos y un hotelero de Valparaíso aporten más datos que complete lo expuesto. De lo que no me cabe la menor duda es que Valparaíso ya ha empezado a desarrollarse como destino turístico. Es la segunda ciudad de Chile y allí tiene su sede el Parlamento nacional.

Fernando Gallardo