Archive for julio, 2008

Hermanos de sueños

Jueves, julio 31st, 2008

Sueños de hormigónEsto es lo que son todos los hoteleros, arquitectos y diseñadores -y algún que otro consultor turístico allende los mares- que durante esta última semana se han suscrito a este foro. El otro día comprobé la estadística, por aquello de saber cómo nos va en el recién nacido de Internet, y resultó que unos 600 profesionales de la cosa habían husmeado el olor de lo que aquí se está cociendo. Pues muy bien, ¿no?

Hoteleros, arquitectos, diseñadores y los tales consultores de la cosa han dejado aquí sus señas y participan en los debates de este foro porque, como ha escrito Carlos Tristancho, son -somos- unos hermanos de sueños. Tristancho es propietario, junto a su mujer Lucía Dominguín, del Monasterio de Rocamador. Y, más recientemente, del hotel La Comarcal, una verdadera experiencia de los sentidos en el pueblecito pacense de La Parra. Deberíamos todos ir en peregrinación, como hermanos de sueños, a saborear los guisos de abuela que se sirven en esa casa, o el jamón pata negra auténtico -como el que catamos en La Ruina Habitada- que pone Carlos sobre la mesa, o esparcirse por los suelos en los chill-outs privados que esperan a los amigos de los hermanos de sueños cuando hayan descubierto por qué Carlos y Lucía viven como viven, es decir, disfrutan de la vida, que es siempre un propósito más inteligente que el vivir por vivir.

Pues el hotelero Tristancho, antes cómico, director de cine, guionista, vividor, eterno chaval, amante de la Dominguín, compañero de la Dominguín, amigo de la Dominguín -qué envidia ser Carlos y Lucía al mismo tiempo- y ahora hermano de sueños nos ha escrito que a lo largo de su vida estos vínculos -la hermandad de sueños- se vuelven más poderosos que los de la sangre.

La Ruina Habitada le provocó un placer que lo ha empujado a la siguiente reflexión. Primero, que el orden material que nos axfisia nos convierte en plañideras a nosotros que nacimos soñadores. Dejemos, pues, de llorar y sigamos soñando, que esta revolucion sí que es nuestra. Segundo, que existen necesidades que los viajeros no saben que tienen, por lo que los hoteles del siglo XXI habrían de ser más conceptuales y menos decorativos. Y tercero que de todo esto nace un nuevo proyecto llamado Balnerario del Alma.

Vale, Carlos, ardemos todos en deseos de que nos cuentes aquí, exhaustivamente y con tranquilidad, en qué consiste vuestro proyecto -Lucía y tú, otra vez- de un balneario para la curación de nuestro bien más preciado. Pues si esta sociedad del bienestar ha invertido tanto dinero y tanto conocimiento para la salud física qué desperdicio no invertir lo mismo, o tanto más, en la salud del ánima.

Con el nihil obstat de la Iglesia o sin él.

Fernando Gallardo

Punto de vista

Domingo, julio 27th, 2008

A mediados de agosto saltaré al desierto de Atacama con la intención de echar un vistazo a un nuevo hotel propiedad de Miguel Purcell, uno de los empresarios chilenos más audaces y que me acompañará después en nuestro Taller de Arquitectura de los Sentidos, que se celebrará en Valparaíso. Conocí a Purcell hace 15 años, en el hotel que hizo construir su padre en la estación chilena de Portillo, donde se llega a esquiar a 5.000 metros de altitud. Ahora su hijo se ha destetado con este deslumbrante visor del desierto atacameño, el hotel Tierra de Atacama, en los exteriores de la pintoresca localidad de San Pedro de Atacama. Cuando lo vea prometo contar en esta página cómo ha sido la experiencia y si colma todas mis expectativas.

El diseño ha corrido a cargo de los arquitectos chilenos Rodrigo Searle y Matías González. Promete y mucho.

Quien me conoce intuye ya qué es lo que me va a inquietar más en este proyecto. ¿Habrán sido capaces estos arquitectos de perfilar un marco refinado al paisaje que se adivina en la fotografía de abajo? Pertenece al volcán Licancabur y el punto de vista es el eje geográfico del propio hotel. Miguel Purcell habrá de responder en la jornada de reflexión que celebraremos junto a un centenar de hoteleros y empresarios chilenos el primer día, en Valparaíso. Nos vemos.

  

Fernando Gallardo

Entre nosotros nos saludamos

Domingo, julio 27th, 2008

“El mar rompe la roca, no por su fuerza, sino por su constancia.” Ésta ha sido la última aportación que nos ha llegado al Foro de la Ruina por parte del responsable del Balneario de Solares, Fernando Terán. Recibimos su espuma y nos entregamos a la perseverante tarea de de ser marea y viento, acto y pensamiento. Día a día, año tras año, nada parece desgastarse en el horizonte. Y, sin embargo, el oleaje cincela los cimientos del paraíso. Un nuevo paisaje nace del tiempo. Hemos de trabajar con esfuerzo y paciencia, sin dejar que el desánimo y las piedras nos ahoguen, sin esperar que al otro lado de la bahía aparezca otra flota de remos y velas.
Si quieres saludar a los miembros de este foro, éste es tu espacio. Estamos recibiendo ya saludos y mensajes de participación. Vamos a ver lo que da de sí este foro. Un saludo para todos. Y perdón por tener en inglés una parte del sistema de navegación de este foro. Cuando nos pongamos en serio, pasado el verano, actualizaremos las traducciones. Esto es sólo el inicio… Fernando Gallardo

Viaje hacia los sentidos

Jueves, julio 24th, 2008

Érase una vez una pequeña hotelera madrileña afincada en Sevilla (Hotel Holos) que por arte de birlibirloque conoció a un soñador que hablaba de liturgias. Este soñador, muy Gallardo, le invitó a su casa con la promesa de que haría un viaje hacia los sentidos, ruinas pasadas que darían paso a nuevos pilares del ser (mayo 2008).La experiencia fue tan inquietante y a la vez tan maravillosa que la pequeña decidió continuar las enseñanzas del maestro retomando el camino hacia la arquitectura de los sentidos (julio 2008). Quería ver si sería capaz de abrir los ojos y ver de otra manera lo que le rodeaba.La primera parada, como era de esperar, la hizo en Les Cols. Un “castillo de cristal” donde, en la puerta, le esperaba su princesa para tenderle una mano y ayudarle a conectar lo terrenal y lo onírico, la rigidez de la arquitectura y el mundo interior. Esa noche la pequeña creyó tocar el cielo. Soñaba con elementos que estaban y no estaban: la no-cama, el no-grifo, la poza purificadora de lo superfluo… El concepto de no-hotel tomaba carta de naturaleza. ¡Toda una experiencia que es necesario vivir!Bardenas RealesA la mañana siguiente y después de un “sí” desayuno en una “no” mesa, la pequeña decidió seguir el camino de la huerta y puso rumbo a Tudela, donde hizo su siguiente parada: el Aire de Bardenas. Contenedores de ensueño que emergían de entre los trigales acunándose en un río de piedras. Disfrutó tumbada en el alféizar de la ventana soñando con horizontes lunares donde las Bardenas Reales, los molinos de viento y todas las personas que allí estaban pasaban por la plazuela bailando al son que marcaba Eolo. La arquitectura se volvió más flexible y permitió a la pequeña jugar al escondite con los sentidos. Entre cajas de verduras, tuvo la suerte de volver a compartir con la dueña del lugar y con el Gallardo caballero experiencias y torrijas. Todo un deleite para el espíritu y para el paladar que nadie debería perderse.La tercera parada fue casi anecdótica: el hotel Tximista, en Estella. Untigua fábrica harinera junto a la carretera, donde la pequeña se dedicó a pasear por su jardín dejando reposar los sentidos. Pasó sin pena ni gloria. ¡No siempre todo va a ser de ensueño! Sin embargo, la pequeña no se conformaba con marcharse de Estella sin hacer los deberes, así que decidió emprender un paseo por el casco histórico de la ciudad -San Pedro de la Rúa, San Miguel- y comprobar cómo los arquitectos de antaño utilizaban también la arquitectura a su antojo en el diseño de las iglesias: columnas que se retuercen como divertimento para solucionar errores, torres que se levantan hacia cielo y claustros que con el tiempo pierden sus muros permitiendo así que se escapen sus plegarias.Desgraciadamente el viaje hacia los sentidos llegaba a su fin, rumbo hacia el último destino: Hegia, en Hasparren (Francia). Sin embargo y antes de que nuestros caminos se dividieran, el maestro propuso hacer parada y fonda visitando a unos amigos en el hotel Castillo de Gorraiz (Pamplona). Mujeres vestidas de blanco con sus recién estrenados maridos, peinados barrocos que adornaban las cabecitas, chaqués y perifollos se mezclaban con todo un ejemplo de cariño, trabajo, tesón e ilusión de unos hermanos que se nota ponen pasión y dinero en todo lo que hacen. Nos mostraron el ala nueva de su Castillo, donde dijeron haber aplicado a su manera, la visión crítica del caballero Gallardo. La cruz fueron los excesos en su decoración; por ejemplo, esas maravillosas obras de arte firmadas por manolo Valdés y semiocultas tras unas lámparas de fuego… La cara, esos platos y platillos que nos regalaron el paladar adornados con la exquisitez del trato que recibimos. ¡Cada uno a su manera, deberíamos aprender todos a trabajar con la misma pasión que ellos, los hermanos Díez de Ulzurrun, criados a los pechos de la histórica Venta de Ultzama, que sigue regentando la madre de éstos en el puerto de Velate!Finalmente y ya volando sin el maestro, pero acompañada de su amor sereno, la pequeña tocó tierras gabachas, donde se las prometía magistrales. Hegia no es un hotel convencional. Es una granja del siglo XVII donde el arquitecto jugó a aproximarse a la Arquitectura de los Sentidos: senderos de retama que te guían hacia el lugar como si de un ritual se tratara, escalera sublime donde las distintas aristas se acercan sin tocarse dejando espacio a las sutilezas, jardines maravillosos que coronan paisajes de cuentos de hadas, habitaciones donde confluyen algunos de los elementos vistos en anteriores paradas y un camino iniciático hacia el mundo del sentido del gusto, donde Arnaud -el propietario- nos esperaba para que compartiéramos con él y con el resto de sus “invitados” su casa y sus liturgias. Todo un lujo de detalles para vivir en comunidad (la pequeña echó de menos un poco de silencio y de intimidad donde perderse con su marido a pesar del entorno y de la preciosa habitación que le tocó en suerte). Habría sido un lugar mágico si el precio que pedían por compartir su mundo no fuera tan excesivo: ¡650 euros!Aquí terminó la pequeña su periplo, con la convicción de que este camino hacia los sentidos tiene que continuar. No quiere conformarse y pretende seguir aprendiendo, bien sea mediante su propia experimentación (seguro que iniciará nuevos viajes), bien por lo que los demás le cuenten de lo visto y aplicado por ellos.¿Alguien se anima a compartirlo?Carmen Ortega, hotel Holos (Sevilla)

Elogio de la luz y el agua

Miércoles, julio 23rd, 2008

Luz, agua, aire, acero, madera, transparencia de las sombras… Quien ha visitado La Ruina Habitada sabe de lo que hablo. Y de lo que Junichiro Tanizaki ha escrito. Es uno de los tres libros fundamentales del proyecto arquitectónico.

En un viaje exploratorio por las 50 arquitecturas más sugerentes de Japón me quedé pasmado por el trabajo del arquitecto Tadao Ando en las afueras de Osaka. El entorno carecía de magia. Incluso era vulgar. Pero eso no importaba. Al igual que me sucedió en Les Cols, el paisaje estaba dentro. Era una introspección de la forma en medio de la nada. Me refiero al templo cristiano más sereno que jamás se ha construido: la Iglesia de la Luz. Un proyecto surgido de mente de un sintoista como el japonés Tadao Ando.

Éste:

Iglesia de la Luz, Osaka Apenas cuatro planchas de hormigón ilustran de la existencia de algo muy sagrado en la tradición cristiana: la cruz. ¿Cabe mayor sensibilidad? Antaño la iconografía religiosa en el interior de los templos servía a fines didácticos, que los fieles aprendieran a reconocer los personajes bíblicos y el devocionario eclesiástico. Pues de este mismo modo, en la actualidad, los fieles japoneses aprenden que detrás de la divinidad, entre la sombra, emerge la luz. Siempre la luz.

El próximo mes de noviembre emprenderé otro viaje exploratorio por el alma arquitectónica, espacial y sensorial de Japón. Nuestro amigo Tange, participante en una de nuestras jornadas, ya me ha puesto sobre la senda de varios highlights que no me debo perder. Uno de ellos, que traigo ahora a colación, es otro de los trabajos más intimistas de Tadao Ando. Otro templo cristiano, para que algún católico me intente convencer de que la religión se practica mejor con el catecismo en una mano y la fusta en la otra. Afirma el propio Tadao: “Pienso que un espacio sacro debe estar de alguna manera ligado a la naturaleza, lo que no significa que tenga que ver con el animismo o panteísmo.”

Visitaré en la isla de Hokkaido, norte de Japón, el Templo sobre el Agua. Me parece en fotos un lugar lleno de magia, serenidad, humildad, belleza formal y espiritualidad zen. Invita a meditar, a detenerse en el camino de la vida, a dejarse llevar por la quietud del agua, a escuchar los propios latidos del corazón (y puede que alguno también la palabra de Dios). ¿No es esto un ejemplo palpable, audible y táctil de la Arquitectura de los Sentidos?

Iglesia sobre el Agua, Hokkaido

En silencio, pido la paz y la palabra para sugerir que este escenario nos convoque a una emoción colectiva. El estro de diseñar un hotel o un chill out que flote sobre el agua para invitarnos a la idealización de los sentidos. ¿Quién se atreve con ello?

Iniciativas nacidas en las Jornadas

Miércoles, julio 23rd, 2008

Estamos deseando conocer las iniciativas surgentes de estas Jornadas que vienen celebrándose en La Ruina Habitada. Cuéntanos la tuya, si es que ya has puesto en marcha alguna, o si se te ha ocurrido alguna. Empezamos con la del hotel Alameda Palacete, en Cáceres. Su propietaria, Roser, acaba de anunciar que va a potenciar el patio. ¿Cómo vas a hacerlo, Roser? ¿Lo tienes pensado ya? Ahora es Bernat Jofre el que anuncia proyectos en su residencia mallorquina. A ver si concretamos aquí esos no-lugares de los que debatimos en las jornadas.

Curso de innovación hotelera en la UIMP

Jueves, julio 10th, 2008

La semana pasada tuve la suerte de ser llamado a pronunciar una conferencia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. En mi exposición, aunque no lo creáis, fui breve y muy explícito. Simplemente expresé que cuando se tiene un hotel único, distinto a todos, oferente de sentidos y emociones, cuando el hotel en sí mismo constituye una experiencia, no hay competencia que valga. La originalidad impide toda elección. Resuelve la duda. El hotel se erige en destino turístico en sí mismo. Acompañé mi diatriba de un buen argumentario fotográfico y demostré a los asistentes cómo un hotel como Les Cols, por ejemplo, atraía la curiosidad de los viajeros. Desde arquitectos y diseñadores venidos de todas partes del globo hasta los propios hoteleros, interesados en cómo se vive la experiencia de ser distinto. De ser uno mismo. Un día que tenga tiempo incluiré en este foro el pase de imágenes en Power Point que acompañó mi argumentación. Creo que los responsables de Paradores de Turismo allí presentes, desde su presidente, Miguel Martínez, hasta su director general operativo, David Massip, quedaron muy convencidos de lo que decía. Nuestros paradores siempre han sido un destino único. Fernando Gallardo 

Cocina de los sentidos

Jueves, julio 10th, 2008

Dani García y Gran  Meliá  anuncian  una  nueva era en la colaboración culinaria con la inauguración  de  un  nuevo  restaurante  Calima en Tenerife. Dani García trabaja  actualmente  como  Jefe  de  cocina  en el mundialmente conocido restaurante  Calima  del  Hotel Gran Meliá Don Pepe en Marbella, y volará con  regularidad  a  Tenerife  para  supervisar el restaurante gemelo del mismo  nombre  en  el Gran Meliá Palacio de Isora, que se inauguraró esta semana.  Los  sous-chef,  o segundos de cocina, se alternarán entre ambas poblaciones  para  garantizar  que  las exquisiteces que se preparan y se sirven  en  Tenerife  cumplen  las  pautas de Dani García hasta el último detalle. El nombre ‘Calima’ tiene historia. Lo escogió el propio Dani. Comenta que «aunque la definición de ‘calima’ que da el diccionario, ‘aire enturbiado con  partículas’,  sea  poco  tentadora, la verdad es que se convierte en algo  único si se piensa en los rayos de sol alumbrando un aire ‘lleno de partículas’. En la España soleada, la calima puede provocar las ilusiones ópticas  más  inesperadas; desde un espejismo a una cautivadora puesta de sol.»  El  nombre  es  muy apropiado para el Gran Meliá Palacio de Isora, diseñado  como  un  oasis  de  tranquilidad  que  funde lo exótico con lo familiar en una experiencia llena de ensueño. El efecto “calima” no es el único término nuevo que introduce Dani García a  Gran  Meliá  Palacio  de  Isora.   Como enfoque creativo de su cocina, García emplea su estilo personal que él llama “Cocinacontradición”.  Como el nombre implica, el concepto fusiona sabores tradicionales y apreciados con  las técnicas más modernas. Algo que no dejará indiferente a aquellos que se acerquen a degustar sus platos. Nota de prensa de Sol Meliá.