Que los sueños no devengan en pesadillas

Escribir algo es un acto de sincerarse, dicen. De autoafirmarse. De decir en definitiva “pienso esto y soy así”. Hace muy pocos días, el Consejo de Ministros monográfico sobre Turismo celebrado en Mallorca aprobó una serie de generosas ayudas para fomentar nuestro un tanto decaído sector. Quizás muchos de los que leen este Foro se animaron a llamar a un arquitecto, hacer un par de números y emprender lo que llamo la Senda de los Sentidos. Quizás. 

De entrada, bien pensado: posicionarse ante la crisis es una actitud inteligente. Ser diferente, luchar por nuevos mercados y atraer otro público. Esa es la (buena) teoría. La que vale, la que hemos oído muchas veces. No ser como los otros puede ser la solución.

Pero que las ganas de agradar no sean las tumbas de vuestros establecimientos. Debemos hacer entender a arquitectos y constructores que si bien tenemos empresas hoteleras, la mayoría son pequeñas y familiares. A la par que no somos ricos y no nos podemos permitir según qué aventuras. Sentidos, sí, pero con cabeza. Con presupuestos firmados y con una rentabilidad preasignada a las mejoras que introducimos a nuestro establecimiento. A veces, los dibujos salen caros… Fiarlo todo al ICO -esto es, al banco- puede traer más de un problema: debemos saber parar, saber decir “hasta ahí podemos”. Pues el podemos llega normalmente hasta donde empieza nuestra financiación propia.

Por tanto, lo primero que deberíamos examinar es si realmente podemos o dejamos los riesgos para otros. ¿Perogullo? Experiencia, que no es lo mismo. Ser diferentes, sí. Ofrecer algo no único pero sí diverso, también. Y que los sueños no devengan en pesadillas.

Bernat Pere Joan Jofre i Bonet, hotel Son Esteve

4 Responses to “Que los sueños no devengan en pesadillas”

  1. Excelente reflexion Bernat, y siempre es de agradecer comentarios de personas que tienen los pies en la tierra.

  2. Hola Paco ¡¡qué alegría leerte de nuevo!!
    Bernat, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, pero todavía recuerdo mi cabeza dando vueltas cuando regresé de la Ruina. Estaba claro que la inversión que yo podía hacer ya la había hecho (llevaba menos de un año con el hotel abierto) y me di cuenta de que mi hotel tal y como estaba era casi uno más. Con lo que vimos y oímos en Porquera y dándole vueltas a la cabecita me di cuenta de que se puede también adornar tu casa con experiencias, sensaciones y detalles que no necesitan dinero sino imaginación. Incluso a veces lo consigues simplemente eliminando lo innecesario. Es evidente que si tienes dinero, más cosas podrás hacer, pero no nos crucemos de brazos y sigamos utilizando la imaginación sin obsesionarnos, por supuesto.

  3. Algo hay en esta reflexión que no comprendo. Dice Bernat: “Debemos hacer entender a arquitectos y constructores que si bien tenemos empresas hoteleras, la mayoría son pequeñas y familiares. A la par que no somos ricos y no nos podemos permitir según qué aventuras.”

    No comprendo qué pretenden estas palabras, por otro lado tan obvias como “hacer entender a los fabricantes de automóviles que nuestra economía no nos permite comprar un Ferrari.” Y qué, se preguntará el fabricante de Ferraris. Mientras yo tenga compradores de Ferraris por qué iba a tener yo que escuchar al Bernat de los automóviles quejarse de que no puede comprarse uno.

    Jofre nos asegura, además, que no es rico. ¿Se lo está diciendo al albañil que le ha hecho la obra? ¿Está seguro de que su albañil desdeña el ser un no-rico como Bernat, que al menos goza de una possessió hermosa en una isla como Mallorca que no es Orcasitas? Me suena esto muy a queja personal, pero el propietario de Son Esteve no debería ignorar que a este Foro se acercan empresarios, profesionales o trabajadores de toda índole no siempre interesados en las valoraciones de riqueza de cada uno de sus vecinos.

    Sentidos sí, pero con cabeza. ¿Hay algo en los negocios que no deba hacerse con cabeza?

    Con presupuestos firmados. ¿Es que Bernat ha acometido unas obras sin un presupuesto firmado? No me lo puedo creer. Ésta era la cláusula principal que vimos en las jornadas de La Ruina Habitada. Y yo, entonces, pregunto a los foristas con negocio hotelero en marcha: ¿acaso están gestionando su hotel sin presupuestos previos de cada proveedor de bienes o servicios?

    A veces los dibujos salen caros. No, a veces uno se da un capricho y se compra un Ferrari. Si puede, jamás pensará que el coche le ha salido caro, sino elevado de precio, que no es lo mismo. Lo caro es cuando el coche le ha salido por más dinero del previsto. Y en este caso el problema no es del fabricante de coches, sino del comprador que se había creado unas falsas expectativas o no aprendió en la escuela a hacer números. Puedo explicar esto con referencias al sector de la construcción. Caro es comprar una vivienda por 1.000 euros el metro cuadrado (en Chile), por lo que el chileno que vaya a España y le parezca caro igualmente pagar 1.000 euros por una vivienda es que se ha creado unas falsas expectativas o sufre un déficit escolar.

  4. ¿Sabe una cosa? Yo intentaba poner un tema encima de la mesa, y es de los costes . El de los dineros. Nada más. Y sí, no moveré un ápice mis pensamientos, ni modificaría mi escrito si lo tuviere que volver a escribir. No por nada, sino porque intento poner a debate algo que no se ha puesto: el coste de los Sentidos. Pero sin querer polemizar, por nada del mundo. Usted tiene una opinión y yo otra, y lo dejaremos así. No obstante me gustaría que en este intento de debate terciara algún profesional de la construcción adherido al Foro. Quizás otra voz nos diere más luz. Otra cosa: el terrorismo sigue haciendo de las suyas en la isla….

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.